Elizabet Naranjo


Mi nombre es Elizabet Naranjo, de la Provincia de Salta, Argentina. Nací en una pequeña ciudad llamada Metán, un 17 de junio de 1979, mi padre era trabajador rural, y mi madre ama de casa, tengo 6 hermanos varones y 4 mujeres, yo soy la quinta, tuve una infancia feliz y o tras veces no tanto porque éramos una familia de pocos recursos y mi padre no ganaba mucho por lo que algunas veces nos faltaba el alimento y las cosas necesarias para subsistir, pero a pesar de todo siempre fuimos felices. Un verano cuando tenía 14 años, mi madre estaba enferma y los médicos no sabían lo que tenía por lo que tuvieron que internarla, era época de carnaval y una noche fuimos al corso a ver a mis hermanos porque tenían una comparsa a la cual todos los años hacían para participar por los premios, yo estaba con mi abuela y vi que todos iban y venían como alborotados, como que algo pasaba, pero no les dimos mucha importancia y seguíamos viendo a las demás agrupaciones. Cuando todo terminó y ya camino a nuestra casa vino a nuestro encuentro mi hermana asustada y nos dice que la casa se había incendiado, entonces no sabíamos que hacer por el lado de mi abuela porque ella era sorda y no sabía lo que estaba pasando y decidimos llevarla a casa de una pariente, al otro día se lo dijimos y por suerte se lo tomó bien.


Esa noche nos quedamos sin nada, solo quedó la cocina y entre algunas cosas que guardaba mi abuela encontré un Libro de Mormón el cual no sabía que mi hermana mayor tenía y que por supuesto ella, ni los miembros de mi familia lo leyeron porque todos son muy Católicos, yo tampoco lo leí y simplemente lo guardé, pero con en el pasar de los años eso sería el impulso de leerlo cuando conocí a mi esposo Daniel Jaureguis y se uniera a las Iglesia SUD. Gracias a la ayuda y las donaciones de mucha gente pudimos reconstruir nuestra casa, pero esta vez la hicieron con bloques de cemento y en todo ese tiempo estuve viviendo con mis hermanos menores en la casa de mi madrina y a pesar de que mi madre estaba internada, los hermanos de ella empezaron a pelearse por la casa.


Después del incendio mi madre tuvo a mi hermanito menor, la causa por la que estuvo internada y nadie sabía. Conocí a mi esposo el año siguiente y todos los detalles lo cuenta él en su historia. Solo resta decir que por medio de él conocí la Iglesia SUD y empecé a escuchar las charlas e iba algunas veces los domingos a la capilla y escuchaba las charlas a escondidas de mis padres, porque como dije anteriormente ellos eran Católicos y no aceptan otra religión, yo escuché todas las charlas y me encantó la idea de tener una familia eterna, luego los misioneros me dijeron que no podía bautizarme porque era menor de edad y no tenía la autorización de mis padres, pasó el tiempo hasta cumplir los 21 años y me casé por civil con mi esposo, los trámites lo habíamos hecho sin que mis padres lo supieran y les avisamos dos días antes de que nos casábamos y mis padres no querían saber nada porque ya sabían que mi esposo era Mormón, pero igual nos casamos y luego me bauticé, tuve varios llamamientos en Metan y después nos mudamos a Salta capital, nos sellamos en el templo de Buenos Aires y después nació mi hija. Empezamos a ir menos a la iglesia, luego nació nuestro hijo, y ya prácticamente dejamos de asistir. Era difícil para nosotros porque no teníamos medio de transporte y la iglesia quedaba muy lejos y los taxis nos cobraban caro o no nos alcanzaba, así que íbamos un domingo y otro no.


Mi esposo empezó a ver videos de Conspiraciones y Anti-Mormones, y un día vio que hablaban de la Porción Sellada y de que había sido ya traducido, eso le llamó la atención porque era algo de lo que siempre nos preguntábamos, entonces descargó el libro que encontró en Español y después lo imprimió para que lo pudiéramos leer juntos. ¿Qué?!! Dije yo por el asombro, porque supuestamente los Profetas SUD están en contacto con el Señor y este libro no venía de ellos!!! Leímos juntos cada día que podíamos la Porción Sellada y también sobre la vida de Christopher y por todo lo que pasó, y empezamos a seguirlo desde el primer momento y más mi esposo que traduce todo y sabemos que él es el Verdadero Mensajero. ¡Y aquí estamos!! Yo no soy muy amante de la tecnología, no sé hablar inglés, ni leerlo, solo algunas palabras básicas y mi esposo es el que traduce todo con la ayuda de internet y lo poco que sabe. Estoy muy feliz de haber encontrado la Verdad Real, sé que faltan muchas cosas por aprender, porque cada cosa que se escriben, tanto en las Notas y los Libros que son gratuitos para todo aquél que busque mayor luz, tiene sentido para mí y resolver la pobreza en el mundo es mi deseo.


Elizabet Naranjo

naranjohaydee79@gmail.com


2 comments